Systep: Gran desafío de Ruta Energética 2018-22 será lograr reforma a distribución a mínimo costo

Publicado el

Economía y Negocios Online
Valor Futuro

La consultora chilena Systep analizó los principales lineamientos contenidos en la `Ruta Energética 2018-22` presentada hace algunas semanas por el presidente Sebastián Piñera, asegurando que el principal desafío será lograr una reforma a la ley de distribución que logre grandes avances, pero sin costos demasiado altos.

“Sin duda alguna, el gran desafío de la Ruta se encuentra en lograr una reforma a la regulación de la distribución que permita importantes avances tecnológicos, considerando un suministro continuo, de calidad y a mínimo costo”, dijo la firma en su reporte mensual correspondiente a junio.

“En términos generales, se puede resumir que la nueva agenda incorpora objetivos centrados en el ajuste del marco regulatorio e institucional, pretendiendo mejorar las condiciones para el óptimo desarrollo del sector. La agenda se compromete a formular un conjunto de once leyes y siete reglamentos a ser enviados al Congreso en el periodo de la administración, definiendo sus respectivos plazos, indicando un alto nivel de compromiso que asume la cartera con el sector y el país”, agregó.

De igual forma, Systep hace una comparación con la Agenda 2050 presentada por la anterior administración destacando que a diferencia de ella, “la nueva no hace referencia al desarrollo de los recursos hidroeléctricos y tampoco busca un rol más activo de ENAP”.

“Se mantienen los objetivos de descarbonización de la matriz, consolidando una mesa de trabajo constituida por distintos actores del sector, teniendo como fin fijar los fundamentos técnicos, económicos y sociales de esta transición”, apuntó.

“Celebramos la sinergia que existe de la Ruta Energética 2018-2022 con Energía 2050, logrando mantener una coherencia política energética de largo plazo a nivel país, con un compromiso a nivel del Estado. Como complemento a lo anterior, debe continuarse afinando los detalles institucionales y regulatorios para la correcta ejecución de dicha política”, completó.

La consultora también destacó que un centro importante de esta agenda es el rol que se le asigna a la comunidad para el desarrollo del sector, desde su posible rol como productor de energía, hasta la participación en distintos procesos institucionales.

“Se agrega el lograr un acceso universal a la electricidad, llegando a sectores rurales y alejados de centros urbanos, sin acceso. Esto es coherente con iniciativas de asociatividad del gobierno saliente, donde interesa lograr un valor compartido de los proyectos con la comunidad”, finalizó.