Noticias

Nuevo trato para consumidores eléctricos

SEÑOR DIRECTOR

El Presidente Piñera firmó un proyecto de ley de estabilización de precios de la energía eléctrica. Responde a demandas ciudadanas por aumento de precios de servicios básicos, particularmente de familias más vulnerables. Bajo una “Nueva Agenda Social”, evidentemente es necesario reducir los riesgos asociados a fluctuaciones.

El alza reciente responde principalmente al tipo de cambio, al que suma un anterior aumento de los precios de los contratos de las generadoras con las distribuidoras, los que a futuro bajarán producto de las recientes licitaciones. Con este proyecto, las generadoras no recibirán ahora el alza del último reajuste de 9,2%; tampoco recibirán futuras alzas hasta fines de 2020. Según la prensa, las generadoras dejarían de percibir US$ 900 millones, no afectándose los ingresos de las distribuidoras. Los saldos no recaudados por las generadoras serán pagados a partir de 2021, no devengando interés, hasta enero de 2026. El mecanismo de estabilización implicará que la tarifa de energía se mantenga establece o con disminuciones menores desde 2021 por la entrada de nuevos contratos a precios bajos, pagando los saldos acumulados entre 2019 y 2020.

Si bien esta medida introduce incertidumbres a los generadores y puede tener aspectos mejorables, hay consideraciones que acotan el efecto a las nuevas inversiones renovables, puesto que se establece que el mecanismo solo afecta a los contratos que inicien suministro con anterioridad a 2021.

Sin embargo, no es el tiempo para pequeñeces, la ciudadanía se ha expresado fuerte. En discusiones regulatorias recientes, extremadamente técnicas, hemos fallado en poner al consumidor al centro del debate. Es la hora de que las empresas, el gobierno, la academia y los expertos, con generosidad, busquemos la solución y saquemos este proyecto adelante.

Hugh Rudnick

Clientes libres podrían entregar flexibilidad al sistema eléctrico

Así lo señaló el director de Systep y académico de la PUC, Hugh Rudnick, en el seminario de la Asociación de Consumidores de Energía No Regulados (Acenor A.G.), precisando que para ello se requieren realizar ajustes legales.

Publicado el 

ELECTRICIDAD

Los clientes libres podría en el futuro suministrar flexibilidad al sistema eléctrico nacional a través del mercado de capacidad y del mercado de Servicios Complementarios (SS.CC.), según lo indicó el director de Systep y académico de la Universidad Católica, Hugh Rudnick, en el seminario «Transición energética: ¿Periodo de oportunidades y/o desafíos para los Clientes Libres?», organizado por la Asociación de Consumidores de Energía No Regulados (Acenor A.G.), donde abordó los cambios esperados en la Ley de Flexibilidad y su impacto en el sector de clientes libres del sistema eléctrico local.

De acuerdo con el especialista, para lograr esto es necesario incluir aspectos como la participación de los clientes libres en la ley de flexibilidad que prepara el Ministerio de Energía.

Cambios

A su juicio, la incorporación de clientes libres como proveedores de suficiencia en el mercado de capacidad «exigirá realizar profundos cambios normativos, de manera de implementar subastas de capacidad».

Explicó que este sector de la industria también puede participar en el control rápido de frecuencia, mediante la instalación de sistemas de baterías BESS en sus instalaciones.

«Para el mercado de los Servicios Complementarios los clientes libres pueden ser proveedores de los servicios de control secundario y terciario, para lo cual deben definirse los requerimientos normativos asociados al equipamiento técnico, así como reglas para definir las ofertas y la verificación del performance, entre otros», afirmó Rudnick.

Flexibilidad en el sector eléctrico

Este fue uno de los temas abordados en un conversatorio de la Cámara Chilena Australiana de Comercio (Auscham) sobre la incorporación de energías renovables al sistema eléctrico.

En el marco de los anuncios del Ministerio de Energía para avanzar hacia una estrategia de flexibilidad en la regulación del sector eléctrico, la Cámara Chilena Australiana de Comercio (Auscham) llevó a cabo un conversatorio que abordó este tema, donde participaron los especialistas Rodrigo Palma, miembro del Comité Científico de COP25; Cristián Muñoz, director de Breves de Energía; Andrés Salgado, socio directorde ENC Energy Consultants; Rodrigo Cienfuegos, CEO de Prime Energía, y Óscar Morales, de la consultora Systep.

El debate ahondó en el panorama eléctrico nacional, la incorporación de las Energía Renovables y la importancia de la flexibilidad y el uso de distintos tipos de generación que permitan una integración segura de estas energías a la matriz energética.

Cambios

Para Rodrigo Cienfuegos, «los cambios son importantes, pero hay que entender que pueden generar incertidumbre para los inversionistas, como pasó con el precio estabilizado. Es por eso que muchas veces, una ley es más efectiva al momento de dar mejores señales a los inversionistas».

Por otro lado, Cristián Muñoz planteó la necesidad de avanzar por la vía reglamentaria, pues «muchas veces, una ley muy técnica es más inflexible, por lo que ese tipo de cambios debiera hacerse por reglamento».

Según Andrés Salgado, una estrategia de flexibilidad debe potenciar la llegada de nuevas tecnologías, por lo que planteó la necesidad de contar con una «matriz variada donde coexista la generación térmica y renovable para mantener la seguridad del servicio».

Rodrigo Palma se refirió a la incorporación de las energías renovables y las metas de carbono neutralidad definidas por el Gobierno, precisando que «en un escenario cada vez más renovable, el pago por capacidad debe ser más alto que el actual para así mantener los incentivos de inversión».

Agregó que la transición carbono neutral no se trata de dejar de producir, sino de hacerlo de manera responsable.

Al respecto Cristián Muñoz resaltó que un mercado solo de energía no es eficiente y, por lo tanto, no resuelve los problemas de seguridad de servicio.

Finalmente, Óscar Morales puntualizó que con la penetración de energías renovables a 2020, no debería haber problemas por la variabilidad de estas, pero que si este crecimiento continúa sí será necesario contar con una mayor flexibilidad.

Sequía y Energías Renovables

SEÑOR DIRECTOR:

Chile está sufriendo la peor sequía de la que se tiene registro, considerando los bajos niveles de lluvias en los últimos 10 años, lo cual se ha agudizado en el presente invierno, con casi nulas precipitaciones.

Chile debe tomar medidas para enfrentar la escasez de agua que se presentará si esta tendencia persiste en el tiempo, así como impulsar medidas de reducción de de gases de efecto invernadero, origen del cambio climático.

Debido a que los tiempos de construcción de embalses hidroeléctricos y de riego se han alargado en el país, sumado a los problemas enfrentados con las comunidades locales y con el proceso de permisos ambientales, este camino sería viable solo en el mediano y largo plazo.

Otra alternativa es aprovechar el plan de descarbonización recientemente firmado entre el Ministerio de Energía y las empresas propietarias de las centrales térmicas de carbón, para sustituir dichas centrales por plantas desalinizadoras y de esta manera reducir parcialmente el déficit de agua, particularmente para el consumo agrícola e industrial. Es importante también que el abastecimiento eléctrico de las plantas desalinizadoras sea realizado a través de contratos de suministro con centrales renovables, tomando en cuenta que éstas cuentan con bajos costos de desarrollo, según se ha registrado en las últimas licitaciones eléctricas. Adicionalmente, el perfil de consumo de las plantas puede adaptarse a la producción de las centrales, otorgando la flexibilidad que necesita la operación de ellas.

Se podría ampliar la participación de las centrales renovables en nuestro mix de generación eléctrica y contribuir en la lucha contra el cambio climático.

Hugh Rudnick
Óscar Morales
Systep

Una década de sequía presionaría mayor uso de carbón

El Coordinador Eléctrico descarta que exista un alza considerable en el precio de la energía, gracias a la entrada de centrales renovables.

(El Mercurio) Los impactos de la escasez de agua que registra el país siguen golpeando al sector eléctrico. Así quedó demostrado en las primeras mediciones realizadas por el Coordinador Eléctrico Nacional, que verificaron que con el próximo año hidrológico (abril-marzo) se completará una década de sequía, considerando los niveles de nieve acumulada en la cordillera de Los Andes, principal fuente de abastecimiento de agua para ríos y afluentes del país.

Según estos indicadores, la cuenca del Maule -la más representativa del país y responsable del 25% del agua utilizada- presenta niveles de un 85% de excedencia, lo que implica que solo en el 15% de los años que integran la muestra fueron más secos. No obstante, en otras zonas hacia el norte, estos niveles incluso superan el 95%, como en el caso de Rapel, o Aconcagua, los que, sin embargo, tiene menor peso en generación eléctrica.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]