Noticias

Systep advierte sobre alza de precios en licitación

Informe de Systep

Los coletazos de la crisis social suman y siguen. Esta vez las proyecciones apuntan al sector eléctrico, en particular mecanismo de licitaciones de suministro para clientes regulados, entre los que dominan los residenciales.

El informe mensual de la consultora Systep advierte que la tendencia a la baja que los precios de la energía ofertados evidenciaron en los últimos dos procesos y que incluso batieron récords mundiales por su bajo nivel, podría interrumpirse en este proceso que está programado para mayo de este año.

“Dado el nuevo escenario económico, con un mayor riesgo país, está por verse si los precios que resulten de este proceso sigan la tendencia a la baja que se ha observado en los últimos años”, indica el informe.

Añaden que aunque el mecanismo de estabilización de tarifas, que congelará durante 18 meses el pago por energía que recibe un grupo de generadoras, y que la primera medida de la Agenda Social del Gobierno que entró en vigencia, no afecta a los contratos nuevos, “introduce una sensación de riesgo regulatorio que podría verse reflejada en los precios finales”.

Finalizan con la señal de la discusión en torno a potenciales cambios a este sistema de subastas en el marco de la denominada ley larga de distribución.

Los desafíos del sector eléctrico para 2020 que advierte Systep

REVISTA ELECTRICIDAD

El nuevo régimen de Servicios Complementarios, la expansión de la transmisión y la ley larga de distribución son algunos de lo temas relevantes que deberá ver la industria.

La calidad de servicio en distribución, los pagos por potencia, las holguras en el plan de expansión de la transmisión, el monitoreo del nuevo régimen de servicios complementarios y la tramitación de la llamada Ley Larga de distribución serán los principales desafíos que enfrentará el sector eléctrico nacional durante 2020, según las estimaciones de la consultora Systep Ingeniería.

En el último reporte sectorial de 2019 la consultora dirigida por Hugh Rudnick indica que la calidad del servicio de la distribución eléctrica en 2020 debe enfrentar el aumento de 26% de las actuales exigtencias normativas, en línea con las metas definidas en la política energética nacional, por lo que el documento sostiene que «es fundamental que se conozcan e informen los costos y potenciales beneficios cada vez que se defina un objetivo de política pública en alguna materia, particularmente en el sector eléctrico, donde la mayoría de las modificaciones son solventadas desde la demanda».

Otro punto relevante para el sector, mencionado en el reporte, son los pagos por potencia: «Debemos cuestionarnos cuál es el nivel de suficiencia que requerimos y a qué costo. Un desafío pendiente es avanzar hacia mecanismos competitivos para remunerar capacidad, toda vez que el esquema de precio administrado que existe hoy podría no responder necesariamente a una asignación eficiente de los recursos (dada la ausencia de mecanismos competitivos en su definición)».

«Esto se analizaría en la Estrategia de Flexibilidad, no obstante será importante realizar una distinción adecuada de los temas de suficiencia respecto de aquellos relacionados con seguridad de suministro», se precisó en el análisis.

En materia de transmisión se indica el imperativo de «garantizar que las holguras de transmisión
que se definan en los Planes de Expansión sean eficientes. Para esto, sería conveniente que se consideren todos los escenarios de la Planificación Energética de Largo Plazo (PELP)».

Servicios Complementarios

El nuevo régimento de Servicios Complementarios, a partir del 1 de enero, -según Systep-  plantea el reto de monitorearlo, «velando por que no introduzca un alza de precios injustificada, la que sería difícil de entender por la comunidad, en virtud que las exigencias para los recursos a subastar en el corto plazo serán similares a las que se requieren y pagan hoy».

«Es clave para esto que el nuevo mercado de reservas facilite el ingreso de nuevos agentes (i.e. respuesta de la demanda), a fin de que efectivamente se puedan reducir los costos de proveer servicios complementarios», se agrega.

[VEA TAMBIÉN: Systep plantea monitoreo constante del mecanismo estabilizador de tarifas eléctricas]

Reforma

El reporte sostiene que en el proyecto de «ley larga» de distribución, que ingresaría al congreso a principios del próximo año, «la incorporación del comercializador de energía se presenta como una alternativa para incrementar la competencia en el segmento de venta minorista a clientes finales».

Se señala que, en este marco, la discusión regulatoria debería considera temas como «el diseño de contratos entre comercializadores y clientes finales, y que relación, de conservar alguna, exista con los contratos de suministro de largo plazo hoy adjudicados».

«En este sentido, el cómo asegurar la suficiencia del sistema a largo plazo es un aspecto a examinar bajo este esquema. Por otro lado, cabe preguntarse quienes podrán constituirse como comercializadores y en que medida se permitirá la integración de distribuidores existentes», se concluye.

Licitaciones

Finalmente, el reporte aborda las licitaciones de suministro eléctrico para clientes regulados que se realizará en mayo próximo, donde se afirma que «dado el nuevo escenario económico, con un mayor riesgo país, está por verse si los precios que resulten de este proceso sigan la tendencia a la baja que se ha observado en los últimos años».

Además, se añade, el nuevo mecanismo de estabilización de tarifas, «si bien no aplica para este proceso licitatorio, introduce una sensación de riesgo regulatorio que podría verse reflejado en los precios finales».

«Por otro lado, la discusión sobre el diseño de contratos y potenciales modificaciones al mecanismo de licitaciones de suministro que vendrá con la discusión de la ley larga de distribución se presenta como una incertidumbre adicional para los participantes de la licitación 2019/01», se sentencia.

Desafíos del sector eléctrico para el 2020

DESAFÍOS DEL SECTOR ELÉCTRICO PARA EL 2020

SEÑOR DIRECTOR:

Surgen varios desafíos, comenzando con el nuevo reglamento de servicios complementarios, donde los servicios de control secundario y terciario de frecuencia podrán ser provistos a través de subastas competitivas. La introducción de subastas persigue avanzar en mayor competencia, pero existe cierta incertidumbre en cuanto a los resultados. El principal desafío para la autoridad será monitorear su funcionamiento, velando porque no introduzca alza de precios injustificada, considerando que recursos a subastas serán similares a las que se pagan hoy.

Otro es el proyecto de larga de distribución para modernizar la regulación tarifaria, poniendo el foco en usuarios finales, incorporando el comercializador de energía como alternativa para incrementar competencia. Tema primordial será el diseño de contratos entre comercializadores y clientes finales, y relación con contratos de suministro de largo plazo hoy adjudicados. Asegurar suficiencia del sistema a largo plazo es otro aspecto a examinar.

La expansión de la transmisión requiere garantizar que holguras de transmisión que se definan en planes de expansión sean eficientes. Se deben considerar todos los escenarios de planificación energética de largo plazo, con probabilidad de ocurrencia.

Otra materia es la calidad de servicio en distribución, con el requerimiento normativo para índice de tiempo medio de interrupción de suministro por cliente que aumenta en 26%. ¿Cuál es la relación del estándar con un nivel de costos de seguridad razonable? Se deben balancear objetivos de política pública y eficiencia económica.

Finalmente, los pagos por potencia. ¿Cuál es el nivel de suficiencia que requerimos y a qué costo? El desafío es avanzar hacia mecanismos competitivos para remunerar capacidad, toda vez que el esquema de precio administrado de hoy no responde a asignación eficiente de recursos. Esto deberá analizarse en la estrategia de flexibilidad.

Hugh Rudnick
Luciano Silva

Nuevo trato para consumidores eléctricos

SEÑOR DIRECTOR

El Presidente Piñera firmó un proyecto de ley de estabilización de precios de la energía eléctrica. Responde a demandas ciudadanas por aumento de precios de servicios básicos, particularmente de familias más vulnerables. Bajo una “Nueva Agenda Social”, evidentemente es necesario reducir los riesgos asociados a fluctuaciones.

El alza reciente responde principalmente al tipo de cambio, al que suma un anterior aumento de los precios de los contratos de las generadoras con las distribuidoras, los que a futuro bajarán producto de las recientes licitaciones. Con este proyecto, las generadoras no recibirán ahora el alza del último reajuste de 9,2%; tampoco recibirán futuras alzas hasta fines de 2020. Según la prensa, las generadoras dejarían de percibir US$ 900 millones, no afectándose los ingresos de las distribuidoras. Los saldos no recaudados por las generadoras serán pagados a partir de 2021, no devengando interés, hasta enero de 2026. El mecanismo de estabilización implicará que la tarifa de energía se mantenga establece o con disminuciones menores desde 2021 por la entrada de nuevos contratos a precios bajos, pagando los saldos acumulados entre 2019 y 2020.

Si bien esta medida introduce incertidumbres a los generadores y puede tener aspectos mejorables, hay consideraciones que acotan el efecto a las nuevas inversiones renovables, puesto que se establece que el mecanismo solo afecta a los contratos que inicien suministro con anterioridad a 2021.

Sin embargo, no es el tiempo para pequeñeces, la ciudadanía se ha expresado fuerte. En discusiones regulatorias recientes, extremadamente técnicas, hemos fallado en poner al consumidor al centro del debate. Es la hora de que las empresas, el gobierno, la academia y los expertos, con generosidad, busquemos la solución y saquemos este proyecto adelante.

Hugh Rudnick

Clientes libres podrían entregar flexibilidad al sistema eléctrico

Así lo señaló el director de Systep y académico de la PUC, Hugh Rudnick, en el seminario de la Asociación de Consumidores de Energía No Regulados (Acenor A.G.), precisando que para ello se requieren realizar ajustes legales.

Publicado el 

ELECTRICIDAD

Los clientes libres podría en el futuro suministrar flexibilidad al sistema eléctrico nacional a través del mercado de capacidad y del mercado de Servicios Complementarios (SS.CC.), según lo indicó el director de Systep y académico de la Universidad Católica, Hugh Rudnick, en el seminario «Transición energética: ¿Periodo de oportunidades y/o desafíos para los Clientes Libres?», organizado por la Asociación de Consumidores de Energía No Regulados (Acenor A.G.), donde abordó los cambios esperados en la Ley de Flexibilidad y su impacto en el sector de clientes libres del sistema eléctrico local.

De acuerdo con el especialista, para lograr esto es necesario incluir aspectos como la participación de los clientes libres en la ley de flexibilidad que prepara el Ministerio de Energía.

Cambios

A su juicio, la incorporación de clientes libres como proveedores de suficiencia en el mercado de capacidad «exigirá realizar profundos cambios normativos, de manera de implementar subastas de capacidad».

Explicó que este sector de la industria también puede participar en el control rápido de frecuencia, mediante la instalación de sistemas de baterías BESS en sus instalaciones.

«Para el mercado de los Servicios Complementarios los clientes libres pueden ser proveedores de los servicios de control secundario y terciario, para lo cual deben definirse los requerimientos normativos asociados al equipamiento técnico, así como reglas para definir las ofertas y la verificación del performance, entre otros», afirmó Rudnick.