Noticias

Medidores inteligentes: La experiencia internacional

Según estudios y expertos, la principal complicación que han enfrentado países que cuentan con esta tecnología dice relación con la privacidad de la información.

Polémica se ha generado en torno a la obligatoriedad que tienen las empresas de distribución de reemplazar los antiguos medidores eléctricos mecánicos, actualmente instalados, por aparatos inteligentes en todo el país. Todo comenzó con la controversia que apuntaba a que el costo de la instalación de la nueva tecnología recaería en los usuarios, lo que está intentando paliar el Gobierno con conversaciones para que las empresas generen incentivos en la ciudadanía, como comprar los antiguos medidores. A eso accedieron tres firmas, las que acordaron desembolsar $10 mil a los clientes que acepten el cambio.  A esto se sumaron ayer las palabras del ex ministro de Energía durante el segundo mandato de Michelle Bachelet, Máximo Pacheco, quien aseguró que las empresas le metieron “un golazo” al Gobierno de la Presidenta -cuando él dejó de ser ministro- con la aprobación de la norma que establece la obligatoriedad del cambio. La actual titular de Energía, Susana Jiménez, respondió asegurando que “las ex autoridades no pueden lavarse las manos”.

El debate generado por la entrada de medidores inteligentes al sistema eléctrico no solo se ha producido en Chile, pues en otros países donde ya se ha aplicado la iniciativa también han habido discusiones.

Manejo de datos

La principal, señaló a Emol el director del departamento de Ingeniería de la Universidad de Santiago, Humberto Verdejo, dice relación con el “manejo de datos”, ya que los medidores inteligente al monitorear el consumo eléctrico de los clientes, permiten acceder indirectamente a hábitos y comportamientos como cuándo estamos en casa, en qué horario nos levantamos o acostamos, e incluso en qué momento encendemos la lavadora.

En el caso chileno, aseguró el experto, esto de que las empresas “van a tener información que pudiese ser sensible para cada uno de los consumidores” se trata más bien de un mito producto del “mal manejo comunicacional” que se ha tenido respecto al tema. “La misma norma que impulsó la instalación de los medidores inteligentes obliga a que las empresas de distribución sean lo suficientemente responsables para manejar el uso de datos única y exclusivamente con fines de facturación”.

Europa y Estados Unidos

Dicho eso, apuntó a Europa, afirmando que en ese continente el tema de la instalación de medidores inteligentes “se ha discutido por muchísimo tiempo. No es algo nuevo, ya está implementado. De hecho, en España ya existen tarifas flexibles”, incluso afirmó que hay un convenio suscrito por la Unión Europea al 2020 en el que “los países se comprometieron a introducir la tecnología de los medidores inteligentes”.

“Pero las principales barreras que existe hasta el día de hoy es el tema del manejo de datos”, insistió. En el estudio dado a conocer hace algunos días por la consultora Systep, de nombre “Medidores inteligentes: Los desafíos de un cambio tecnológico”, se señala que la Unión Europea, el año 2011 tenía un total de 45 millones de medidores inteligentes, mientras que Reino Unido hasta el año pasado contaba con 12 millones y Estados Unidos tenía el 2017 80 millones de este tipo de aparatos instalados.  “Los desafíos enfrentados por esos países se concentraron principalmente en el ámbito de los marcos regulatorios, los cuales permiten realizar cambios relevantes para beneficiarse del uso de los nuevos medidores. Los puntos abordados son: acceso a la información de los medidores, apertura de nuevos mercados y calidad del suministro”, explica el documento.

En relación a la privacidad de la información, la investigación indicó que en la Unión Europea “los mecanismos de regulación determinan que el cliente es dueño de la información que entrega el medidor y tiene, además la facultad de definir perfiles de privacidad según lo decida”. “Un ejemplo de esta política ocurre en Francia, donde las distribuidoras tienen acceso a las medidas diarias de los clientes, sin embargo, para obtener una información más detallada en forma horaria se debe solicitar el permiso expreso al cliente”, apunta el estudio.

Obligatoriedad y experiencia en América Latina

En términos de obligatoriedad de las empresas chilenas de cambiar todos los medidores antiguos, el caso de Alemania se distancia de la norma nacional, y es que en dicho país se estableció que los aparatos inteligentes solamente son obligatorios para clientes que consumen más de 6.500 kwh, y para los que están en el sistema de generación distribuidora con potencia superior a 7 kw. En Inglaterra, en tanto, según dijo a este mismo medio el gerente general de Systep, Rodrigo Jiménez, el cambio a medidor inteligente es “optativo. Si tu quieres te instalan el medidor”, aludiendo a que una medida similar tuvo que haberse implementado en Chile. “No debió aplicarse tan masivamente. Todavía faltan muchos otros temas en la regulación por mejorar para que este tipo de dispositivos tengan un aporte efectivo para el cliente final”, comentó.

Según el estudio “Energía Inteligente: Experiencias, costos y beneficios, lecciones para Chile” confeccionado por Fraunhofer Chile para Corfo el año 2014, en Canadá, por ejemplo, las reacciones que ha tenido la población a esta iniciativa “ha sido mixta. Algunos grupos han protestado por las instalaciones de los medidores inteligentes basados en sus preocupaciones sobre privacidad y salud”. Mientras que la iniciativa en países de Latinoamérica se concentra en Colombia, México y Brasil. Este último contempla una inversión de US$36 mil millones hasta 2020 para la implementación de medidores inteligentes. “En Colombia y Brasil el concepto que más he generado la irrupción de la ciudadanía tiene relación con el manejo de los datos”, concluyó Verdejo.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Economia/2019/03/30/942989/Medidores-inteligentes-La-experiencia-internacional-en-la-implementacion-de-los-aparatos-que-generan-polemica-en-Chile.html

Pago de $10.000 por medidores: dudas que aparecen

SANTIAGO.- Ayer el Gobierno anunció que llegó a un acuerdo con las empresas Enel, Saesa y Chilquinta, para que éstas cancelen $10.000 a los usuarios que acepten el cambio de medidores por unos inteligentes. “Esta propuesta de poder incentivar el cambio con un pago de $10.000, resulta una propuesta que creemos puede ser interesante para la ciudadanía”, destacó la ministra de Energía, Susana Jiménez.

Asimismo, la secretaria de Estado puntualizó que fueron las empresas las que propusieron el monto a cancelar y que se descartó que sea un comité de expertos los que definan el precio a pagar a los usuarios. “La verdad que si un medidor nuevo vale entre $10.000 y $15.000, probablemente el monto de uno usado sea muy inferior, por tanto, estamos contentos con esta propuesta”, defendió el acuerdo la ministra Jiménez, junto con enfatizar que este pago es “enteramente financiado por las empresas”, y que “no va a ser traspasado a las tarifas” de los clientes.

Las dudas que deberán aclarar la mesa técnica

La titular de Energía enfatizó que será la mesa técnica -que lidera la Comisión Nacional de Energía (CNE), e integran la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), y los ejecutivos de las empresas Enel, Saesa, Chilquinta, Fenacopel y CGE- la que deberá aclarar una serie de temas. Entre ellos, el pago del incentivo, los protocolos de aviso, recepción y reposición. En cuanto a la cancelación de los $10.000, esta instancia deberá zanjar quiénes serán los beneficiados, si por ejemplo, se le cancelará al dueño del inmueble en donde esté el medidor antiguo o al arrendatario que vive en esa vivienda. Al menos, respecto del pago a los usuarios que ya cambiaron su medidor, la ministra Jiménez aclaró que ellos sí recibirán el pago. 2,8 millones de clientes tiene CGE, que aún no define si se suma al pago de $10 mil También surge la duda si el receptor de este beneficio podrá escoger que le depositen en una cuenta bancaria o a través de descuentos en la boleta del consumo de electricidad. Otras inquietud que aparece es cuándo se cancelará a los clientes de las empresas que, hasta ahora, aceptaron llegaron a un acuerdo con el Gobierno. Además, deberán definir el pago en el caso de los clientes industriales.

Críticas del sector

Algunas fuentes de la industria miran de manera crítica el acuerdo entre las tres empresas y el Gobierno y aseguran que se trataría de una situación “sin pies ni cabeza”. Lo anterior, ejemplifican las mismas fuentes, “sería como que una empresa de cable te tuviera que pagar el decodificador cuando se lo llevan, o que una empresa de internet te tenga que pagar el router”. El gerente general de Saesa, Francisco Alliende, si bien destacó que la empresa se sumó a la propuesta del ministerio de pagar un incentivo a los clientes que accedan al recambio, planteó que “sentimos que la discusión no ha dado espacio para transmitir los reales beneficios de los medidores inteligentes”. Y, en esa línea seguiremos trabajando junto a las demás empresas distribuidoras en la mejor propuesta que nos ayude a desarrollar una red inteligente y que nos permita estar conectados con nuestros más de 870 mil usuarios en el sur de Chille.

Por su parte, el gerente general de la consultora Systep, Rodrigo Jiménez, dijo a Emol respecto del pago de los $10.000 que “me parece una buena medida en el sentido de que se hace cargo de la preocupación de la ciudadanía por este tema”, sin embargo, manifestó que “no resuelve el problema de fondo”. “El problema de fondo es este cambio tecnológico. Cuál es la gradualidad y la oportunidad en que hay que implementarlo, siendo que todavía faltan muchos otros temas en la regulación por mejorar para que este tipo de dispositivos tengan un aporte efectivo para el cliente final”, comentó en analista y aseguró que el inicio del cambio de medidores “no debió aplicarse tan masivamente”. “El tema de fondo tiene que ver con el beneficio real a los usuarios y cómo hay que ir implementando esto de manera más gradual en la ciudadanía y cómo esto se reconoce en tarifa”, dijo.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Economia/2019/03/29/942799/Pago-de-10000-por-medidores-Las-dudas-que-debera-despejar-la-mesa-tecnica-convocada-por-el-Gobierno.html

Gobierno logra acuerdo con Chilquinta y Saesa

(El Mercurio) Un punto importante se anotó el Gobierno tras la segunda reunión de la mesa técnica que busca lograr un acuerdo en torno a la instalación de medidores inteligentes y una batería de medidas anunciadas por el Ministerio de Energía.

Ayer, según trascendió, las empresas de distribución Chilquinta y Saesa confirmaron que accederán a realizar el pago solicitado por la autoridad para los equipos antiguos.

Chilquinta es la firma de distribución que cubre gran parte de la Región de Valparaíso y que cuenta con más de 700 mil clientes, mientras que Saesa, con mayor presencia en el Biobío, supera los 850 mil abonados en su área de concesión.

Una de las razones que explicarían la adhesión de las empresas con esta fórmula que impulsa la cartera liderada por Susana Jiménez es la progresividad de la medida, ya que la ejecución de este pago se extendería hasta 2025, plazo en el que deben ser cambiados los medidores de todo el país.

Si bien aún no se define el monto de la compensación que obtendrían aquellos usuarios que cambien sus medidores y accedan a entregar el antiguo, se espera una cifra en torno a los $10 mil. Según trascendió, la postura de las empresas es que sea un tercero el que se encargue de definir el monto, teniendo en cuenta el valor económico y social de los equipos.

Con todo, falta que el ministerio logre un acuerdo con los dos principales actores del sector: Enel y CGE, que en conjunto suman más de cinco millones de clientes y que en un comienzo mostraron posiciones completamente opuestas.

Por una parte, la compañía de origen italiano fue la primera en acceder a la propuesta del ministerio, mientras que la firma de capitales españoles llamó a reestudiar el proceso completo, apuntando al rechazo que existe de parte de la ciudadanía al respecto.

Para el martes de la semana entrante está fijada una nueva reunión de la mesa liderada por el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), José Venegas.

En esa ocasión se espera que sea tratado el procedimiento que tendrán que adoptar las cooperativas para plegarse al proceso.

Systep advierte efectos negativos de la normativa

El informe mensual que realiza la consultora Systep, ligada al académico de la Universidad Católica Hugh Rudnick aleta sobre los efectos negativos que podrían darse con las medidas legales que buscan impulsar en el Parlamento, para obligar a las compañias a no traspasar a tarifa la inversión por el recambio de equipos. El documento apunta a lo que ha pasado en Argentina y los retrasos que existen en el desarrollo de la industria energética de ese país.

“Resulta preocupante esta postura, ya que abre la puerta a políticas insostenibles para empresas reguladas. Basta ver las consecuencias en Argentina, en donde no traspasar los costos a los usuarios produjo durante las últimas décadas un grave déficit de inversiones para la explotación de yacimientos de gas”, asegura el reporte.

Medidores inteligentes

Opinión La Tercera

SEÑOR DIRECTOR
En un comunicado del viernes, CGE, la empresa eléctrica con el mayor número de clientes en Chile, manifestó que “dadas las inquietudes de la comunidad sobre la implementación de este proyecto, la mejor solución es reestudiar la puesta en marcha, mientras no exista el convencimiento generalizado de sus beneficios”. Destaca el cuestionamiento a las reales ventajas de estos medidores, cambio tecnológico apoyado por el gobierno y Enel Distribución.
He manifestado mi apoyo a la introducción de los medidores inteligentes, pero he cuestionado la gradualidad y oportunidad de hacerlo, sin un rediseño de la política pública y la ley de distribución. Es, además, imprescindible que las empresas reguladas de servicios básicos recuperen sus costos, y que la autoridad vele por que inversiones y costos de dichas empresas monopólicas sean realizadas de forma eficiente.
Como todo cambio tecnológico, en cualquier industria, resulta fundamental que estos medidores traigan beneficios efectivos, en costo, calidad y seguridad de suministro. De otra forma, no serán aceptados por la ciudadanía. Hoy traerán beneficios al fiscalizador (SEC), que podrá tener mejor información de las interrupciones de suministro, y a las empresas distribuidoras, reduciendo los costos de lectura de medidores. No es evidente que los beneficios en el corto plazo, sociales o económicos, dado el marco regulatorio actual, superen la inversión que están asumiendo los usuarios.
Si tuviéramos un mercado más profundo de servicios competitivos de distribución, distinta sería la condición. Visualizo con ello generación distribuida en las casas, vehículos eléctricos, baterías domiciliaras, soluciones de gestión de demanda, tarifas horarias reales, etc., y, por supuesto, medidores inteligentes.
Hugh Rudnick

Experto en energía Hugh Rudnick sobre medidores inteligentes

Fuente: Radio Infinita

La polémica por la instalación de los medidores de luz “inteligentes” fue analizada este martes por el Director de SystepChile, académico de la Universidad Católica y elegido miembro de la Academia de Ingeniería de EE.UU., Hugh Rudnick.

El experto hizo un repaso de los cambios en los hábitos de consumo de los hogares que traería la instalación de los nuevos medidores.

“Va a aparecer la necesidad de enfrentarse a una serie de incertidumbre a nivel de las redes de distribución”, señaló el experto, quien agregó que parece muy interesante “la idea de incorporar inteligencia a la red”, donde uno de los elementos principales es el medidor inteligente.

Sin embargo, Rudnick añadió: “supuestamente voy a tener la posibilidad de responder a variaciones de precio en el sistema en el mercado que me puedan llevar a una tarifa más baja. Pero, ¿estamos listos para eso?”, se cuestionó el académico de la Universidad Católica.

Revisa la entrevista completa aquí